Los Podemitas deberían ir descalzos, sin asear y sin cuenta corriente.

La polémica suscitada alrededor de Ramón Espinar por la venta de su vivienda protegida y haber ganado con ello 19.000 (30.000 menos impuestos) ha generado un debate sobre la congruencia del discurso de PODEMOS.

pp-espinar-ejemplaridad-beneficiarse-privilegios_968314488_116440709_667x375

Se le achaca el haber especulado con la compraventa de una vivienda protegida. Es decir, comprala a un precio y venderla por uno mayor.

Desconozco los detalles (que ya irán saliendo, por supuesto) de la operación. La cosa parece estar centrada en la “moralidad” de la operación más que en la legalidad. Bien, dejando a un lado la legalidad del trueque (que ya se dirimirá en su salida a la luz lo que corresponda), la moralidad cuestionada tiene un su aquel.

Yo soy inscrito en PODEMOS, he participado y participo en el Círculo de mi localidad. Tengo familia y mi mujer y yo aspiramos a sacarla adelante. No estoy en contra de la propiedad privada, ni del enriquecimiento lícito. Y por supuesto, si tengo la oportunidad de ganar dinero de manera legal lo haré. Ser una persona de izquierdas y con profundo sentido de la justicia y solidaridad no está reñido con vivir dignamente; y para vivir dignamente en esta sociedad necesitamos DINERO.

Aspirar y luchar por vivir en un mundo mejor, más justo, social en el que la gente sea el centro de todas las acciones políticas es un hecho compatible con el legítmo derecho a sobrevivir y a utlizar los canales te tenemos a nuestro alcance. Por lo que a mi respecta, en mi moral mando yo y si en una operación gano esto o aquello no voy a permitir que me ajusticien en un juicio de valores, sobretodo si no son los míos.

Si yo fuese Espinar y la operación fuese del todo legal, saldría a decir que el hecho de comprar a un precio y vender a otro superior no va en contra de la reclamaciones sobre la especulación y del capitalismo neoliberal. No, no lo hace. Se lucha contra un sistema corrompido y perverso que ha hecho de la especulación su valor añadido. Contra un sistema que se ha construido para enriquecer a una pequeña parde de la población mientras el resto pelea por las sobras. Se lucha contra aquellos que convierten la actuación de los Podere Públicos en beneficio propio. Si yo tuviera una vivienda protegida, no pudiese pagarla, por supuesto que la vendería. Ahora mismo lo haría. Y si saco beneficio mejor. También seguiría luchando por que no existan más las viviendas protegidas ni subsidios y que todos puedan vivir de una manera digna. Para eso luchamos, para eso vivimos, pero seguimos necesitando comer, vestir y mantener a nuestros hijos.

El “Caso Espinar” les ha venido al pelo a aquellos que quieren imponer una moral que no les pertence. Es un caso de ladrillo, de vivienda protegida. Y han disparado a discreción. Lo importante es no entrar en el juego.

 

Jesús López.

jesuslopez@laplataforma.orgcropped-cabeceraplataforma1.png

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s