Presentadas casi 2.000 firmas para la prohibición del uso de pertardos.

El 5 de enero, Antonio Cabello, Jesús López (inscritos en PODEMOS de Alhaurín de la Torre) y María Dolores R.H, presentamos las 1.912 firmas junto con un escrito en el Ayuntamiento de Alhaurín se la Torre. Como sabéis, pedimos la prohibición del uso y venta de productos pirotécnicos por sus efectos perniciosos en personas y animales o, al menos, la regulación del uso como en otras ciudades. ¡¡¡¡¡¡Gracias a tod@s por hacerlo posible!!!!!! Y gracias a Lola por unir sus fuerzas con las nuestras.

 

15936439_383884018626124_8954824296747554389_o

15800456_383884091959450_8199816344502422817_o

 

¿Por qué lo hicimos? Por ésto:

El impacto negativo para las personas y animales del el uso de material pirotécnico está manifiestamente estudiado y comprobado por los más prestigiosos centros de investigación médica y respaldados por facultativos de todos los ámbitos de la medicina.

En este sentido, a modo de resumen podemos indicar que “PIROTECNIA Y ESTRÉS” van asociados, sobretodo a personas con algún tipo de trastorno mental, los ancianos, los bebés, algunos niños y los animales. El factor común a todos ellos es la imposibilidad de procesar psicológicamente el impacto que produce la explosión masiva y el destello de la pirotecnia.

Respecto de las personas con autismo pueden ubicarse diversos grados de exposición al estrés generado por la pirotecnia. Dado que se trata de un espectro (Trastorno del Espectro Autista), no todos los sujetos con TEA sufrirán estrés relacionado a la pirotecnia. Quienes se encuentren mayormente afectados por dicho estrés serán aquellos sujetos que tuvieran, dentro del espectro, mayor compromiso de sus funciones mentales. Los sujetos con grados severos de un TEA sufren de un modo impactante los efectos anímicos nocivos de la pirotecnia.

Dichos efectos nocivos residen en el carácter sorpresivo, impredecible, estruendoso y destellante de las explosiones. Si los sujetos con TEA sufren estrés por la pirotecnia es, fundamentalmente, porque luego de advenido el estruendo y/o destello sorpresivo no cuentan con la capacidad para generar el entendimiento y la lectura del contexto. Un sujeto normal puede pensar y anticipar que a determinado horario comenzaran los ruidos y los destellos, que ello durara algunas horas, que está referido a un festejo y que no ocurre nada grave. Todo ese entendimiento de la situación requiere de una alta conservación de las facultades mentales.

El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente define el indicador PM2,5 como las partículas con menos de 2.5 micras de diámetro. Éstas se conocen comúnmente como partículas finas y contienen aerosoles secundarios, partículas de combustión y vapores metálicos y orgánicos recondensados, así como componentes ácidos. Las partículas finas pueden llegar hasta los alvéolos pulmonares.

Estas partículas, de un diámetro inferior a 2,5 micras (mil veces más pequeñas que 2,5 milímetros), son las consideradas más perjudiciales porque entran directamente en los pulmones, y la Organización Mundial de la Salud (OMS) sitúa el umbral de salubridad en una media de 25 microgramos por metro cúbico en 24 horas.

La investigación toxicológica ha demostrado que muchas de las partículas metalíferas que lleva el humo de los fuegos artificiales son bio-reactivas y pueden afectar la salud humana y probablemente los efectos son más agudos en personas con antecedentes de asma o problemas cardiovasculares” Advierte Teresa Moreno, investigadora del Instituto de Diagnóstico Ambiental y Estudios del Agua (IDAEA-CSIC) y autora principal de un estudio que analizó los niveles de partículas metalíferas del aire durante una noche de San Juan en Girona, además de datos durante espectáculos pirotécnicos en Barcelona, Valencia y Londres.

El ruido de los petardos puede alcanzar los 120 decibelios y, por tanto, provocar dolores auditivos. En concreto, la explosión de un petardo puede generar entre 65 y 120 decibelios (dB), nivel máximo que permite la Unión Europea, ya que es donde se sitúa la barrera del dolor. De forma aproximada, un petardo destinado al público infantil puede oscilar los 66dB, uno de potencia moderada unos 70-80dB y uno de potencia elevada puede alcanzar entre los 80 y los 120dB.

En este sentido, la Organización Mundial de la Salud (OMS) sitúa en los 65dB el límite recomendable de sonido apto para nuestra salud auditiva. La exposición prolongada a niveles superiores o recibir fuertes impactos sonoros puede provocar lesiones en nuestros oídos.

El objetivo de dicha iniciativa es la de dotar a la administración local de una normativa propia con la que pueda, en primer lugar; comprobar que los establecimientos que dispensen productos pirotécnicos cuenten con la autorización expresa del Delegado del Gobierno de conformidad con los prevenido en el artículo del Reglamento 124 de Artículos Pirotécnicos y Cartuchería y de la correspondiente licencia de actividad municipal, todo ello en ejercicio de la competencia reconocida en el articulo 124.g de la Ley 7/1985, 2 de abril, Reguladora de las Bases de Régimen Local, modificada por la Ley 57/2003 de 16 de diciembre, en orden a dictar Bandos con los que dirigir el buen gobierno y a los efectos de garantizar la seguridad ciudadana así como la protección del libre ejercicio de los derechos y libertades de los ciudadanos reconocidos constitucionalmente.

En segundo lugar, la prohibición de la manipulación o disparo de cohetes, petardos y en general fuegos artificiales, salvo que se cuente con una autorización municipal expresa. Y que, en todo caso, se deberán tomar las precauciones debidas para evitar accidentes y molestias a las personas en vías y espacios públicos dentro del término municipal. La Policía Local deberá velar, en colaboración con el resto de Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, por estricto cumplimiento de la normativa al efecto y denuncie todas aquellas infracciones que sean cometidas en aplicación de la futura ordenanza y la legislación vigente al respecto. En este sentido, solicitamos la inclusión en la ordenanza sanciones lo suficientemente disuasorias acompañadas de mecanismos efectivos para su cumplimiento, sin perjuicio de la responsabilidad que se contraiga por las infracciones o por el incumplimiento de la normativa vigente y la incautación del material pirotécnico, incluyendo las partidas encontradas en establecimientos o puntos de venta no autorizados.

La regulación perseguida por esta iniciativa es análoga a las ya existentes en las localidades de Málaga, Córdoba, Jeréz, Valladolid, Marbella, Alcalá de Henares, Antequera, Leganés, Castellón, Lorca, Motril, Rota, Vélez-Málaga, La Rinconada, Soria, Las Palmas, Dos Hermanas, etc.

Posted by Jesús López.

jesuslopez@laplataforma.org

antoniocabello@laplataforma.org

info@laplataforma.org (aportaciones en general)cropped-cropped-cabeceraplataforma1.png

 

Anuncios

Un comentario en “Presentadas casi 2.000 firmas para la prohibición del uso de pertardos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s