El triple alegato de 1984: contra el totalitarismo, la vigilancia y la desinformación.

A estos les fascinaba que en su infierno rigurosamente vigilado nadie escape a las omnipresentes pantallas, los ojos del Gran Hermano. ¡Ni los paseos en el bosque se hallan al resguardo de los micrófonos! En este escenario de pesadilla, basado en el panóptico de Bentham, vieron una premonición de la sociedad del control actual.

Anuncios